Sigue el conflicto entre el operador de los cementerios y la Uaesp en Bogotá

Operador abandonó los camposantos, que permanecen cerrados desde este viernes. Abrirán el domingo.

Casi dos meses después de firmado el contrato de concesión de los cementerios distritales, el operador y la Uaesp empezaron a chocar. Las relaciones cada vez fueron más tensas y llevaron a que las partes no tuvieran acercamientos.

Esas diferencias se mantuvieron durante dos años y cinco meses, es decir, hasta que el contratista, Jardines de Luz y Paz, decidió abandonar los camposantos.

Sin embargo, el conflicto no se resuelve ahí. Quedan pendientes las decisiones del Distrito confirmando la resolución de incumplimiento y la expedición de la declaratoria de caducidad del contrato.

Bogotá cuenta con cuatro cementerios distritales: Norte, ubicado en la localidad de Chapinero; Sur, en la localidad Antonio Nariño; Central, en Santa fe, y Safarín, en Ciudad Bolívar.

La operación y administración de los cementerios fue adjudicada en mayor de 2021, a través del contrato 415, por un plazo de cinco años y una valor de 41.300 millones de pesos.

Sin embargo, Jardines de Luz y Paz a la fecha tiene tres sanciones pecuniarias por incumplimientos parciales que suman 2.485 millones de pesos y es posible que en los próximos días se confirme una cuarta.

Las sanciones ratificadas contra el operador se han producido este año y han estado todas motivadas por hechos ocurridos en 2021 y 2022.

Estas fueron las sanciones

El primer desencuentro entre el Distrito y la empresa fue por la figura de la fiducia que debía crearse y donde el contratista estaba obligado a consignar los recursos generados por los camposantos.

El operador decidió no consignar el dinero a las cuentas de la fiducia, sino en sus propias cuentas. Esta fue la razón de la primera sanción que se le impuso al operador por un valor de 2.252 millones de pesos el 2 de febrero de 2022.

El segundo pleito fue por la construcción de la planta de tratamiento de los fluidos generados en el laboratorio tanatopraxia.

Sin embargo, el motivo que estuvo directamente relacionado con la segunda sanción pecuniaria fue porque Jardines de Luz y Paz decidió consignar solo lo que consideró que le correspondía al Distrito y manejar el resto en sus cuentas. El valor fue de 116,9 millones de pesos y se impuso el pasado 8 de mayo.
La tercera sanción llegó el 1 de agosto por un valor de 115,67 millones. La causa fue por no haber dispuesto 200 millones de pesos en el fondo de reserva. No obstante, la concesión alega que no lo hace porque, igual que en la fiducia, no tienen el manejo de dicho fondo.

La última sanción es por incumplimiento. El operador realizó exhumaciones entre finales de 2022 y enero de este año sin las licencias de la Secretaría de Salud.

La decisión fue notificada el pasado 14 de septiembre y debía decidirse de fondo la próxima semana.

El operador argumentó que tras el cambio de la plataforma que realizó la Secretaría de Salud a finales del año pasado y comienzos de este, no les permitió tramitar las licencias.

Sin embargo, la Uaesp informó que en audiencia del pasado 3 de octubre de se le otorgó al concesionario plazo hasta el 3 de noviembre próximo para sustentar un recurso de reposición frente a una posible sanción de incumplimiento en su contra.

En medio del conflicto, el representante legal de Jardines de Luz y Paz, Eder Parada, le confirmó a este diario que había sido notificado de una nueva sanción, en este caso por los cenizarios y que, no iba a esperar otra sanción más. Por eso decidió terminar de manera unilateral el contrato.

Según indicó, ellos habrían encontrado un desorden en los cenizarios que están en el cementerio Serafín y debieron entrar a organizar y disponer las cenizas de cerca de 12.000 personas fallecidas que no han sido reclamadas durante varios años.

Pero con la decisión que tomó el operador este viernes, se conoció que el Distrito evalúa la posibilidad de declarar la caducidad del contrato, lo que le daría una inhabilidad de cinco años para contratar, no solamente en la ciudad, sino con el Estado.

Además de las sanciones, la Uaesp informó este viernes, a través de un comunicado, que el operador ya tiene 58 procesos por incumplimientos solicitados por la interventoría del contrato.

¿Cuál es la alternativa para operar?

a ser redireccionados hacia operadores privados de la ciudad a través de las funerarias.

Por lo pronto, las visitas de familiares a los cuatro cementerios distritales están suspendidas, como parte de la contingencia. Sin embargo, la secretaria de Hábitat y vocera en este tema, Nadya Rangel, dijo que este domingo se volverá a habilitar el ingreso de familiares.

A pesar del cierre forzado, la Secretaría de Integración Social mantendrá los apoyos y subvenciones a las familias en condición de vulnerabilidad y pobreza, quienes son las que más utilizan los servicios funerarios de los cementerios distritales. —- Lorena Prada Sanabria/El Tiempo

Foto: UAESP

Emisora Fusaonline