Se presenta casos de enfermedad diarreica aguda en Bogotá

Entre el primero de enero y el 13 de abril pasados se presentó un incremento inusual de los casos de Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) en Bogotá. La Secretaría Distrital de Salud registró 269.997 casos, esto es cerca de 92.000 más que en el mismo periodo de 2023.

No obstante, de acuerdo con la entidad distrital, no se evidencia un aumento de las hospitalizaciones por dicha causa. En el mismo lapso se presentaron 418 pacientes hospitalizados por EDA.

Esta es una enfermedad que está afectando más a los adultos que a los niños, quienes tienen mayor riesgo de complicaciones.

El epidemiólogo y subsecretario de Salud Pública, Julián Fernández Niño, explicó que después de Semana Santa se registró una reducción, debido a que las personas salieron de viaje, pero luego hubo un repunte.

Fernández agregó que si bien es un incremento por encima de lo esperado y frente al mismo periodo de los años 2022 y 2023, los reportes son más o menos de la misma magnitud que se observa en la ciudad normalmente.

“Es en adultos, pero quiero advertir que no hay en este momento evidencia de un incremento de hospitalizaciones por esta causa, ni un mayor impacto en salud pública. Sin embargo, es un buen momento para dar recomendaciones generales y para que, por supuesto, cuidemos nuestra salud”, señaló el funcionario en entrevista con EL TIEMPO.

Algunos de los síntomas de la EDA son fiebre mayor a 39 grados centígrados, náuseas, vómito, dolor abdominal y pérdida de peso.

Los casos presentados hasta la semana epidemiológica 15 del año (comprendida entre el 7 y 13 de abril) corresponden a los que han llegado a las instituciones de salud de la ciudad, a través de la consulta de los servicios de salud. En 2022 hubo reportes de 220.224 casos de EDA y en 2023 estos bajaron a 178.008. Este año volvieron a subir y superaron los años anteriores, con 269.997 registros.

De acuerdo con la Secretaría Distrital de Salud, el laboratorio de Salud Pública del Distrito tiene 169 puntos de muestreo de agua tratada y todos los días se toman muestras en distintas zonas y se realizan pruebas físico-químicas y microbiológicas.

Además, la Empresa de Acueducto de Bogotá también realiza los análisis de laboratorio. En abril, por ejemplo, ha practicado la toma de 134 muestras en las que, según la Secretaría de Salud, no se ha evidenciado incumplimiento de los parámetros requeridos y “no se presenta riesgo en la calidad del agua para consumo humano”.

El epidemiólogo de la Secretaría de Salud dijo que en este caso es una enfermedad infecciosa causada por diferentes agentes, entre ellos, virus, rotavirus y bacterias. En todo caso, dijo que se va a convocar un comité de expertos la próxima semana para analizar si hay un cambio, pero que hasta el momento no hay nada que los haga pensar que es un agente nuevo.

“Recordemos que hay cientos de virus y decenas de virus que ocasionan enfermedad gastrointestinal, algunos de los que ocasionan enfermedad respiratoria también pueden causar infecciones gastrointestinales”, explicó Fernández, quien añadió que “es posible que estemos hablando de cuadros virales y es posible que estemos hablando de varios agentes, como pasa durante todo el año”.

Y si bien es posible que la causa sean también los cambios de temperatura que tuvo la ciudad, pues venía de días muy calurosos -aunque en la última semana se pasó a jornadas frías por el regreso de las lluvias-, o incluso que muchas personas salieron de viaje en Semana Santa a municipios donde el agua no necesariamente es tratada, la Secretaría de Salud considera que puede ser más por “los patrones de higiene en la ciudad” y el almacenar agua en recipientes que no son los adecuados. — El Tiempo —

Foto: Archivo

Emisora Fusaonline