Rusia reconoce que está “en estado de guerra” y culpa a la implicación de Occidente en Ucrania

Todo comenzó como “una operación militar especial”, pero “en cuanto se reunió este grupito, cuando Occidente se inmiscuyó del lado de Ucrania, para nosotros esto se convirtió en una guerra”

El Kremlin considera que Rusia está “en estado de guerra” debido a la implicación occidental en Ucrania, declaró el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en una entrevista publicada este viernes en el diario Argumenti i fakti. “Estamos en estado de guerra”, afirmó Peskov.

Según Peskov, todo comenzó como “una operación militar especial”, pero “en cuanto se reunió este grupito, cuando Occidente se inmiscuyó del lado de Ucrania, para nosotros esto se convirtió en una guerra”. “Estoy convencido de ello. Y todos deben comprenderlo”, añadió.

El portavoz del Kremlin insistió en que Rusia continuará haciendo lo posible para lograr que el potencial bélico de Ucrania no sea una amenaza a sus ciudadanos y sus territorios, incluyendo las cuatro regiones ucranianas anexionadas en septiembre de 2022.

“Para nosotros lo más importante es garantizar la seguridad de la gente en los territorios de estas regiones que actualmente están de facto ocupadas por el régimen de Kiev“, aseveró.

Rusia ha evitado por todos los medios calificar el conflicto ucraniano de “guerra”, limitándose a llamarlo “operación militar especial” pese a que no logró la esperada victoria rápida y ha visto extenderse la campaña a más de dos años y sin solución inmediata a la vista.

Las declaraciones de Peskov causaron un revuelo entre los medios rusos que no tardaron en preguntar al portavoz del Kremlin si el estatus de la campaña bélica en Ucrania había cambiado y Rusia se encontraba oficialmente en estado de guerra.

“De hecho, tras la implicación de Occidente colectivo (en el conflicto), esto se convirtió en una guerra, pero no hay cambios jurídicos y ‘de iure’ se trata de una operación militar especial”, precisó el portavoz en su rueda de prensa diaria.

Asimismo, insistió en que la tarea de las fuerzas rusas en Ucrania consiste ahora en “liberar el territorio” de las regiones anexionadas que Moscú controla solo parcialmente.

En febrero pasado, Peskov ya se refirió a la campaña bélica rusa en Ucrania como una “guerra”, cuando dijo que “la operación en Ucrania que tenía sus objetivos continúa de facto como una guerra con Occidente colectivo y la Alianza Atlántica”.

90 misiles y más de 60 drones fueron lanzados por Rusia a la infraestructura energética de Ucrania

Rusia buscaba, de nuevo, destruir centrales energéticas y lo consiguió en varios lugares, como Járkiv y Dnipro

En la noche número 758 de invasión rusa sobre Ucrania, el ejército de la Z lanzó el peor ‘blitz’ que se recuerda desde el 24 de febrero de 2022. Más de 60 drones Shaheed y unos 90 misiles de diferentes tipos (151 en total), incluyendo de crucero y balísticos, impactaron en varias ciudades ucranianas contra infraestructuras civiles. La capital, Kiev, fue bombardeada por 31 misiles, incluyendo los hipersónicos Kinzhal. Ucrania asegura que derribó 92 de los 151.

Rusia buscaba, de nuevo, destruir centrales energéticas y lo consiguió en varios lugares, como Járkiv y Dnipro, donde se han quedado a oscuras. En esta segunda ciudad los misiles cayeron sobre las turbinas de la central hidroeléctrica construida sobre la presa, que no ha resultado dañada en su estructura. Por culpa del ataque, la línea eléctrica que alimenta la central nuclear de Zaporiyia, ocupada por las tropas de la Z desde el principio de la guerra, se ha quedado sin suministro.

Estos dos días han sido casi 200 proyectiles los que ha lanzado el régimen de Moscú sobre Ucrania. Vladimir Putin ya ha comprobado el escaso compromiso del Congreso de EEUU, que ha congelado las ayudas militares, y la lentitud de respuesta de Europa. Por eso sabe que a Ucrania se le acaba la munición antiaérea y que su capacidad de derribar drones y misiles merma cada día. Si no se revierte la situación, en pocas semanas las ciudades ucranianas quedarán a merced de las bombas rusas sin que nada las detenga. Varios expertos han advertido ya de que la capacidad de Ucrania de derribar misiles pasará de cuatro derribos cada cinco misiles a uno de cada cinco en semanas. —- El Mundo —

Foto: El País

Emisora Fusaonline