Óscar, la estatua que se gana la vida con su gato y dos ratas en la tercera de Ibagué

Óscar Giraldo llegó hace aproximadamente 3 años a la Capital Musical de Colombia y, desde ese entonces, es reconocido como la “estatua de la tercera”.

Este hombre de tan sólo 29 años, oriundo de Antioquia, llegó a Ibagué sin pensarlo; todo sucedió cuando laboraba en el extranjero y por cuestiones de la vida resultó en Ibagué.

“Yo creo que esta ciudad me escogió a mí. Yo venía de Ecuador en una mula que me dejó en Bogotá, de allí seguí en otra mula para la costa, pero el conductor se desvió y me dejó en Ibagué; todo pasa por algo”, relató Giraldo.

Al llegar a la ciudad, buscó un hotel para ubicarse junto a sus tres mascotas, un gato y dos ratas, motivo por el que, le habrían negado el ingreso a hospedarse en uno de estos establecimientos.

“El primer día que llegué a Ibagué no pude ingresar a un hotel porque iba con los animales, entonces me fui y en el parque del Mohán una señora me dio posada por dos años”, acotó.

Desde ese momento empezó a salir al centro de Ibagué, para trabajar como estatua, con su uniforme de soldado, su gato y sus dos ratas, esto en búsqueda de poder laborar por su propia cuenta y tener el sustento diario, gracias a los ibaguereños que ser acercan a ofrecerle dinero.

“El gato lo rescaté de un bote de basura en Bolivia hace 5 años, la rata blanca es de Brasil y la rata café lleva conmigo 5 meses. El mensaje que queremos enviar es que, si ellos pueden convivir juntos siendo supuestamente “enemigos”, nosotros también podemos reconciliarnos”, mencionó.

Óscar se sitúa en pleno centro de Ibagué, en la carrera tercera, por un promedio de 5 a 6 horas, pero cada 2 horas debe hacer una pausa para que su gato y dos ratas descansen.

“Las personas se sorprenden cuando ven que estas dos clases de animales pueden estar juntos; además, siempre me preguntan sobre qué representa mi uniforme, sencillamente les digo que yo soy un soldado del futuro, si nosotros no cuidamos el medio ambiente, seguramente estaremos en 50 años cada uno cargando un árbol, una planta o algo que nos de oxígeno, porque el planeta tierra se va a rebelar con nosotros y, si el gato y las ratas pueden vivir juntos, nosotros podemos salvar el planeta”, aseguró.

Curiosamente su traje de soldado se debe a que, sus abuelos siempre le inculcaron que debía servirle a la patria de este país, sin embargo, entre sus planes y gustos nunca quiso ser militar.

“Cuando tenía 5 años en mi casa me ponían a limpiar las botas de mi abuelo y me decían que yo tenía que ser militar”

Después a los 9 años me llevaron por primera vez a un circo y me volé a trabajar con ellos hasta los 18 años, ahí empecé haciendo aseo y salí siendo trapecista”, comentó.

Hoy en día Óscar se gana la vida como estatua en el centro de la ciudad, donde los transeúntes se sorprenden por sus mascotas, los cuales permanecen sueltos y nunca se apartan de su dueño.

A futuro y entre sus metas, se encuentra crear un refugio de animales. “Doy la vida por mis bebes”, puntualizó. —- Por: Camila Moreno / Elirreverenteibague.com

Fotos: Camila Moreno

Emisora Fusaonline