Opinión: El peligro de los microplásticos en el ser humano

No es ningún secreto que el manejo con el plástico es uno de los mayores problemas en lo que respecta al medio ambiente. Sin embargo, algo que la mayoría de la gente usa todos los días podría ser mucho más dañino de lo que se pensaba.

En los últimos años, los científicos se han alarmado por la presencia de microplásticos en el cuerpo humano. Un estudio de la Escuela de Medicina de Hull York, en Inglaterra, encontró microplásticos en los pulmones humanos.

¿Una forma en la que estas partículas de plástico encuentran la manera de entrar en el cuerpo humano? Las botellas de agua.

Más alto de lo que se pensaba

Un nuevo estudio publicado por Proceedings of the National Academy of Sciences parece confirmar que la cantidad de microplásticos en las botellas de plástico es mucho mayor de lo que se pensaba con anterioridad.

Según reporta France24, científicos de las universidades de Columbia y Rutgers han descubierto una media de 240.000 fragmentos de moléculas de plástico por litro en varias marcas de agua, cien veces mayor de lo que se estimaba.

Los expertos saben desde hace años que hay residuos de plástico en el agua embotellada. CBS News destaca un estudio de 2018 que puso un promedio de alrededor de 300 partículas de plástico en el agua.

Los peligros apenas se están conociendo. En 2019, la Organización Mundial de la Salud declaró que los peligros de los microplásticos se presentaban en tres formas: las partículas en sí, las sustancias químicas que las componen y los microorganismos que podrían evolucionar a partir de los microplásticos.

En aquel momento, los representantes de la OMS argumentaron que el riesgo causado por los microplásticos era muy bajo, pero que eso no significa que no se pudieran descubrir nuevos riesgos en el futuro.

Alternativa a las botellas de plástico

“Si a la gente le preocupan los nanoplásticos en el agua embotellada, es razonable considerar alternativas como el agua del grifo”, dijo a la agencia de noticias AFP el profesor de Columbia Beizhan Yan, coautor del estudio. “No desaconsejamos beber agua embotellada cuando sea necesario, ya que el riesgo de deshidratación puede superar los posibles impactos de la exposición a los nanoplásticos”, comentó Beizhan Yan.

National Geographic explica que los microplásticos son pequeños desechos que normalmente derivan de plásticos más grandes. Miden menos de cinco milímetros (0,1 pulgadas). Los microplásticos se encuentran comúnmente en botellas, envases, ropa y telas y generalmente están hechos de nailon, polietileno y resinas.

Plástico perpetuo

Al igual que los plásticos normales, tardan cientos de años en descomponerse, lo que significa que durarán mucho más que los organismos vivos en los que terminan dentro.

Según The Guardian, los microplásticos son prácticamente inevitables hoy en día. Están en el aire que respiras, en los líquidos que bebes, en los alimentos que comes. Son imposible escapar. La vida marina está muy expuesta a los microplásticos, que normalmente terminan consumidos por las personas, creando un conducto directo para que estas partículas terminen dentro de las personas.

No hay nada de qué preocuparse… todavía

Los residuos plásticos suelen eliminarse junto con el resto de los desechos humanos. Sin embargo, queda por ver qué tipo de problemas de salud podrían generar los microplásticos en el futuro — The Daily Digest —

Foto: iAgua

Emisora Fusaonline