Inseguridad desbordada, ladrones desocuparon una fábrica de zapatos en Bogotá

Un nuevo caso de inseguridad se presentó en Bogotá, en donde el hampa causó un grave daño a una familia de emprendedores que habían decidido afrontar la dura crisis económica que dejó la pandemia con su fábrica de zapatos.

Verónica Herrera, afectada por el hurto, dijo que los ladrones se llevaron todo lo que encontraron a su paso. “Me llamaron los trabajadores para informarme que los ladrones saquearon la empresa, se llevaron computadores, se llevaron todo el inventario, todo el calzado, destrozaron todo. Hasta los televisores se los llevaron”.

El hampa no afloja: ladrones desocuparon una fábrica de zapatos en Bogotá

© Proporcionado por Semana El hampa no afloja: ladrones desocuparon una fábrica de zapatos en Bogotá

De acuerdo con los afectados, los ladrones ingresaron por el techo y al acceder a la bodega abrieron las puertas de la fábrica y desocuparon la empresa de calzado. En los videos de las cámaras de seguridad se logra observar a varias personas saliendo de la fábrica con maletas y luego un camión con el emprendimiento de Herrera.

Así mismo, en otros videos compartidos por la víctima, se puede ver la dimensión del robo. Todo el mobiliario donde estaban organizados los zapatos quedó desocupado y en completo desorden el lugar. Fueron pocas cosas las que se salvaron de los ladrones.

El hurto a la fábrica de Herrera se presenta en momentos en los que Bogotá y otras ciudades del país están atravesando una grave crisis de seguridad. La delincuencia parece un común denominador. Hurtos callejeros, robo de vehículos, asaltos a las viviendas o como el caso de Herrena ni las empresas se salvan.

Los dueños de la fábrica de calzados pidieron la colaboración de los ciudadanos para que ayuden a identificar a los responsables del atraco y brinden información a las autoridades. Dijo Herrera que el daño económico que les causaron los ladrones es muy grande.

En medio del llanto y la impotencia, señaló que “se llevaron hasta las bicicletas de las personas que trabajan allí. Era un emprendimiento nuevo de comunidad, la gran parte de nuestro personal son mujeres cabeza de familia, no solamente somos unas personas afectadas, somos una comunidad los afectados por esta situación. Se llevaron nuestros sueños y nuestras esperanzas (…) yo sé que en Colombia es difícil emprender por esto, así es muy difícil emprender en el país, necesitamos justicia”.

Precisamente sobre la ola de inseguridad que se viene presentando en Bogotá, el comandante de la Policía de la ciudad, general Eliécer Camacho, respondió en SEMANA, indicando que en la capital no hay grandes bandas de crimen sino son grupos de personas que se acuerdan para atracar, luego se separan y se reúnen con otro grupo a cometer atracos, en algo que denomino atomización del delito o delito de oportunidad.

“Tenemos, en lo que va del año, 125 organizaciones estructurales desarticuladas con la Fiscalía General de la Nación. De estas, 80 están en una matriz operacional programada desde el año pasado para ser ejecutadas este 2021. Igualmente, 13 son de operaciones exprés, que se dan en pocos meses para contener hechos que se están presentando; 32 son blanco de oportunidad, con información ciudadana que da cuenta de un delito que se está cometiendo, del que hacemos verificaciones previas, solicitudes a la Fiscalía General de la Nación y allí encontramos los positivos. Tenemos 524 allanamientos, de los cuales 36 han sido en el marco del plan de intervención que estamos realizando. Son resultados importantes”, dijo el oficial.

brigadier general Jorge Eliécer Camacho Jiménez comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá

© Publicaciones Semana – GUILLERMO TORRES brigadier general Jorge Eliécer Camacho Jiménez comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá

Agregó que “en lo corrido del año hemos logrado la captura de 19.600 personas, y de ellas casi el 80 % han quedado en libertad por atenuantes que tiene nuestra ley penal. Más que buscar una culpabilidad, que no es el caso ni lo que nuestra institución busca, es importante revisar esa judicialización, los atenuantes que tienen estas personas. Un ejemplo: en el delito de porte ilegal de armas estamos llegando a mil incautadas, de las cuales 850 son ilegales y algunas tienen permisos. Sin embargo, se están cometiendo contravenciones con ellas, o delitos, y a estas personas les están dando libertad, aunque la norma contempla una medida de privación de la libertad porque las armas son usadas para cometer homicidios o hurtos.

Por último, dijo que se tienen identificadas las localidades donde se cometen el mayor número de homicidios y de atracos y que allí se está haciendo un trabajo especial.

“Hay sitios focalizados que tienen por encima del 50 % de los homicidios. Con la intervención focalizamos esos sitios en los que no se habían disparado los hurtos violentos y el ingreso a los restaurantes. Tenemos focalizados Los Mártires, Bosa, Kennedy, Ciudad Bolívar y Rafael Uribe Uribe, como las localidades, principalmente por homicidio y rentas criminales de venta de estupefacientes. Hay unos dispositivos fijos ahí. En hurtos están Usaquén, Chapinero, Engativá, Suba y Fontibón. En Kennedy estamos focalizando capacidades para enfrentar el hurto porque la atomización ha afectado, pero tampoco podemos pensar que es incontrolable, tenemos que buscar la forma de lograr erradicar judicialmente el problema”, añadió Camacho. Con información de Semana

Foto Cabecera: El Heraldo

Emisora Fusaonline