Hipótesis del accidente que se presentó en el Salto del Tequendama

Luego de conocerse la noticia y las primeras imágenes del vehículo totalmente destrozado, los familiares del hombre confirmaron su identidad; también se conoció que atravesaba por un cuadro de depresión severa, versión que un familiar citado por El Tiempo desmintió.

Segura Franco, de 47 años de edad, nació en San Antonio del Tequendama y, según se pudo establecer, era quien manejaba el vehículo rojo que cayó al precipicio en horas de la madrugada del miércoles.

El hombre, que era dueño de un restaurante, venía de visitar a su familia cuando ocurrió el trágico suceso. “Él salió de allá a la medianoche para volver a su casa en San Antonio. En este momento no viven juntos porque ella trabaja en Bogotá y le queda más fácil estar en Soacha”, indicó el familiar entrevistado por el medio.

Así mismo, hizo énfasis en descartar que se trate de un caso de suicidio y acotó que, la noche anterior a lo sucedido, Segura había estado reunido con uno de sus hermanos y se le vio emocionado y motivado por varios eventos que, al parecer, tenía programados en su negocio.

El familiar también dejó sobre la mesa la posibilidad de que el exceso de velocidad haya sido la causa del siniestro y se refirió a una versión que le entregaron algunos obreros de la vía, quienes señalaron que Segura “iba bajando muy rápido”.

Entre tanto, las autoridades que investigan los hechos también entregaron algunas versiones de lo que pudo haber ocurrido en el lugar.

Como primera medida, descartaron que el vehículo hubiese caído por el abismo en reversa, versión que surgió en medio de las especulaciones que rodean este caso que mantiene en asombro a los vecinos del lugar.

Así mismo, desde la Policía de Tránsito y Transporte de Soacha, municipio cercano al lugar de la tragedia, se indicó que en el sitio exacto donde el vehículo entró al abismo no se encontraron huellas de frenado, pista que hace pensar en que Segura se quedó dormido o tomó la decisión de lanzarse al vacío.

“En el sitio no encontramos huellas de frenado. Es un vehículo que en horas de la madrugada estaba siendo conducido por un señor que al parecer toma la decisión o pierde el conocimiento y se queda dormido, pero por ahora todo es materia de investigación”, señaló el teniente Jairo Murcia, jefe de la seccional de Tránsito y Transporte de Soacha.

Horas después de que ocurriera el hecho, se conoció la identidad del conductor del vehículo; además, se estableció que iba con una mujer. Pese a las labores de las autoridades, no se ha podido determinar la identidad de la acompañante.

Algunas versiones apuntan a que la dama trabajaba en el restaurante de Segura; sin embargo, no se ha establecido de quién se trata.

Las autoridades tampoco han podido encontrar los cuerpos de estas dos personas y han señalado que la zona es de difícil acceso, razón que ha dificultado el trabajo de los socorristas que desde la madrugada del miércoles atienden la emergencia.

“Iniciamos las labores de búsqueda. Ayer tuvimos una labor exhaustiva que nos permitió encontrar el vehículo y algunas pertenencias de los ocupantes. Esperamos hoy dar un parte positivo de este proceso”, señaló Álvaro Farfán, delegado del Cuerpo de Bomberos de Cundinamarca.

El abismo al que cayó Segura y su acompañante tiene, según los cuerpos de socorro, una profundidad de 500 metros, hecho que también complica las labores de búsqueda de los cadáveres. —- Semana

Foto: Cambio Colombia

Emisora Fusaonline