Familia campesina que le ganó lío de tierras a exmagistrado Pretelt, es quemada su casa

La casa del predio “No hay como Dios”, restituido hace poco a la familia Villalba en Turbo (Antioquia), fue incinerada el fin de semana pasado. El predio estaba en propiedad del exmagistrado condenado Jorge Pretelt, en zona de robusta presencia del clan del golfo. Incluso, alias Otoniel fue capturado en ese municipio.

Los Villalba y Hernández, víctimas de desplazamiento por parte de paramilitares, llevan poco más de un mes viviendo en sus predios restituidos en Turbo (Antioquia). Sin embargo, enfrentan su primer problema luego de que la casa en la finca “No hay como Dios”, de los Villalba, fuera incinerada el fin de semana pasado. El lugar, antes propiedad del exmagistrado condenado Jorge Pretelt, representa una complejidad en materia de seguridad tan grave que los bienes fueron restituidos en marzo de 2020 y recién hasta ahora se hizo la entrega. Es zona del clan del golfo.

“Los beneficiarios informaron que, al parecer la casa de la finca ‘No hay como Dios’, había sido incinerada entre las 12:00 de la noche del sábado 20 de noviembre y la 1:30 a.m. del domingo 21. Ni la familia del señor Reynaldo Villalba (Predio No Hay Como Dios), ni Argenida Hernández (Predio Alto Bonito), se encontraban en el predio. Al conocer la noticia se comunicaron con la Unidad y los hemos venido atendiendo y acompañando”, señaló la Unidad de Restitución de Tierras, la cual representa judicialmente a ambas familias campesinas.

Tras las varias vicisitudes en el proceso de regresar a sus tierras, finalmente los Villalba y los Hernández pudieron retornar. Días después capturaron a Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, en zona rural de Turbo (Antioquia), a pocos kilómetros de las tierras de estas dos familias. A pesar del resultado operacional de las autoridades, y como se evidenció con el violento acto que acabó uno de los bienes de los Villalba, Turbo sigue siendo una zona que presenta riesgos para los campesinos de la región. Fuente: El Espectador

Foto: Twitter

Emisora Fusaonline