CNDH condena la violencia en Gaza por parte del gobierno israelí

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 20 (EL UNIVERSAL).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó la violencia ejercida sobre la población civil en Gaza, tanto aquella que ha perecido bajo los bombardeos y llamó a Israel a un cese al fuego inmediato y permanente.

“Estamos consternados ante el fracaso del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, al no ser tomado en cuenta no solo por el Estado de Israel, sino por todos los países potencia que respaldan la ofensiva bélica mientras dan la espalda a una cultura de paz”, dijo en un comunicado.

Hizo un llamado urgente a la comunidad internacional, por el respeto y la promoción de la plena vigencia del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, incluidos los principios de proporcionalidad, distinción, no daño y máxima protección de civiles en situaciones de conflicto armado.

Aseguró que la cifra de civiles muertos por bombardeos supera los 30 mil 650 personas; casi 2 millones de desplazados y se considera una cifra similar de personas expuestas a la desnutrición y el hambre según las Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Según la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Palestina ICHR, desde Octubre de 2023, han caído 70 mil toneladas de explosivos (en una región de 365km2). Se estima, por lo tanto, que mueren 150 personas cada día, donde los principales afectados son mujeres y niños.

El desplazamiento forzado de la ciudad de Gaza, al norte de la franja, hacia el sur, ha incrementado las condiciones de precariedad de la ciudad de Rafah, también bombardeada en las semanas recientes. Hay 7 mil personas detenidas en Gaza, sin contar aquellas personas en Cisjordania, sin juicio ni seguimiento legal, a quienes no se les han brindado sus derechos jurídicos, sociales, ni políticos.

Aparte de la amenaza bélica, la hambruna y la inseguridad conforman otro duro frente contra la población gazatí. Una hambruna que no es causada por condiciones naturales, sino por el bloqueo al ingreso de alimentos y ayuda humanitaria que ha impuesto el Estado de Israel pese a las repetidas peticiones de las instancias humanitarias internacionales para que permita el acceso de ayuda de primera necesidad y agua potable.

El sistema sanitario se encuentra en condiciones deficientes para responder a la población más afectada, dado que las enfermedades que proliferan son aquellas infecciosas, respiratorias y de la piel, así como un brote reciente de cólera.

De los 36 hospitales en Gaza, solo 8 están en funcionamiento, y con extremas falencias, dado que no hay energía ni gas para la maquinaria médica, ni combustible para ambulancias. Tampoco capacidad para atender enfermedades crónicas. La atención se concentra en los más de 60 mil heridos graves, de los cuales, alrededor de 10 mil requieren de manera urgente el traslado a centros mejor equipados.

El nivel de crisis es tan alto, abundó la CNDH, que ICHR afirma: ‘En Gaza, si no se muere en un bombardeo, se muere de hambre, y si no, por enfermedad; o por todo al mismo tiempo’.

Sostuvo que el castigo colectivo que ha padecido la población civil palestina desde octubre de 2023 ha tomado escalas inimaginables y representa un duro retroceso en materia de derechos humanos para todo el planeta.

“Hacemos un llamado apremiante, sobre todo, para retomar la vía de la solución pacífica de los conflictos. Expresamos nuestro deseo de que se llegue al diálogo entre Israel y el pueblo palestino, que permita encontrar soluciones a una problemática que no es sencilla, pero que apela a lo más elevado y noble de nuestros sentimientos humanos, por parte de todos los involucrado”, expresó el organismo. — El Universal —

Foto: UN News

Emisora Fusaonline