Atentado terrorista a una mezquita dejó al menos 47 muertos en Pakistán

Según las autoridades,ninguna formación insurgente ha reivindicado la autoría del ataque.

Un atentado suicida este lunes en una mezquita dentro de un recinto policial en el noroeste de Pakistán dejó al menos 47 agentes muertos y otras 150 personas heridas, en su mayoría miembros de las fuerzas de seguridad, en uno de los peores ataques contra este cuerpo en la historia del país asiático.

“El número de muertos ha alcanzado 32 y todos son policías. Más de 147 personas resultaron heridas y también son en su mayoría policías”, afirmó a Efe Asim Khan, un portavoz del hospital Lady Reading de la ciudad de Peshawar, donde ocurrió el atentado. Desde entonces, más decesos han sido confirmados.

El portavoz afirmó que en torno a una veintena de heridos se encuentran en condición grave, y señaló que el centro médico se ha visto obligado a hacer un llamado a donar sangre para tratar a las decenas de victimas del ataque.

 

¿Cómo ocurrió el atentado?

El atentado ocurrió hacia el mediodía en una mezquita en Police Lines, un centro residencial y de entrenamiento para policías, lo que explica el alto número de víctimas dentro de este cuerpo, detalló a Efe el comisionado de Peshawar, Riaz Mehsud. “A la gente de fuera no se le permite entrar en el centro”, remarcó Mehsud.El cuartel general de la policía de Peshawar es una de las zonas mejor vigiladas de la ciudad y también alberga las sedes de las diferentes agencias de inteligencia.El ministro de Defensa paquistaní, Khawaja Asif, reveló que el atacante suicida se encontraba en primera fila durante los rezos.

Shahid Ali, un policía de 47 años que sobrevivió a la explosión contó a AFP que la detonación se produjo unos segundos después de que el imán comenzara la plegaria.

“Vi una humareda negra subir al cielo. Salí corriendo para salvarme”, relató. “Todavía escucho en mi cabeza los gritos de la gente. Gritaban pidiendo ayuda”.

Los socorristas se lanzaron en una frenética operación de rescate para intentar salvar a personas que estén debajo de los escombros, después de que una muralla de la mezquita y parte del techo quedaron destruidos. “Hay muchos policías enterrados bajo los escombros”, dijo el comandante de la policía de Peshawar, Muhammad Ijaz Khan, que estimó que habitualmente entre 300 y 400 oficiales asisten a la plegaria.“Es hora de que volvamos a combatir la guerra contra el terrorismo”, dijo el ministro de Defensa en una entrevista con la televisión paquistaní Geo TV. Por su parte, el primer ministro de Pakistán, Shehbaz Sharif, condenó por su parte el “brutal asesinato de musulmanes cuando rezaban ante Alá”, al tiempo que se desplazaba a la zona de la tragedia, donde visitará a las víctimas y conocerá más detalles sobre el atentado.

Las autoridades decretaron alerta máxima en la capital y en todo el país.

En Islamabad, se colocaron francotiradores para proteger algunos edificios y en los puntos de acceso.

El incidente se produjo el mismo día en que estaba programada una visita a Islamabad del presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed ben Zayed Al Nahyan. El desplazamiento fue anulado a última hora este lunes, oficialmente debido a las lluvias.

Por el momento ninguna formación insurgente ha reivindicado la autoría del ataque. — El Tiempo

Foto: AFP

Emisora Fusaonline